TIPOS

           

Tipos en función de distintos parámetros:

 

1. Factores etiológicos:

-          Orgánica, producida por algún tr^de enfermedad orgánica, ésta se presenta con escasa frecuencia. Entre el 2-10% de todos los casos.

-          Funcional, sin alteraciones neurológicas o urológicas que !a justifiquen.

 

2. Síntomas miccionales:

 

-          Monosintomática

-          Polisintomática (síndrome enurético): Presencia o ausencia de síntomas miccionales diurnos, urgencias en la micción (incapacidad de contener) y frecuencia excesiva.

 

3. Momento de ocurrencia

 

Nocturna:

 

• TIPO I: se produce una alteración moderada del despertar. Las señales de distensión de la vejiga/ cuando se llena, llegan al cerebro, pasando del sueño profundo al ligero sin llegar a despertar, y ef niño se orina. En este tipo la micción es normal. Es el tipo más frecuente.

 

• TIPO IIa: alteración más grave del despertar, es decir/ las señales de vejiga no modifican el patrón del sueño, el niño no pasa de sueño profundo a ligero. La micción es norma!.

 

Los tipos I y IIa suponen aproximadamente el 75% de los casos.

 

• TIPO IIb; es igual al Tipo Ha añadiendo un funcionamiento vesical anómalo; antes de llenarse la vejiga ésta se contrae. Es el más grave y hay que utilizar algún mecanismo despertador y fármacos que eviten la contracción de la vejiga.

 

Diurna:

 

Su presencia en solitario es muy infrecuente. Supone la existencia de otros problemas como infecciones, situaciones de ansiedad,,., y va acompañada de síntomas miccionaies, es decir, se tienen ganas de orinar.

 

Mixta:

 

Diurna y nocturna conjuntamente. Afecta entre 10-18% de los enuréticos,

 

4. Curso

 

-        Enuresis Primaria no Complicada.

 

Son aquellos niños, que al dejar los pañales continúan orinándose durante la noche, nunca permanecieron secos por periodos mayores de seis meses. El único síntoma es el escape de orina durante la noche, no hay antecedentes de infecciones urinarias, incontinencia diurna, urgencia miccional ni otros síntomas de inestabilidad vesical.

 

Es la más común, luego de un interrogatorio y examen físico minucioso, lo conveniente es realizar análisis de sedimento de orina, ecografía renal y vesical, y finalmente radiografías de columna lumbosacra. Si no surgen otras patologías asociadas, el tratamiento con hormona antidiurética sintética, combinada con una adecuada administración de líquidos es lo recomendado.

 

La terapia psicológica simultánea en algunos casos logra la desaparición de este síntoma en forma mas temprana, no estamos de acuerdo en una terapia psicológica en forma aislada y como único tratamiento en este tipo de enuresis.

 

-        Enuresis Primaria Complicada.

 

A diferencia de las no complicada, esta se asocia a otros síntomas, infecciones urinarias, inestabilidad vesical, incontinencia de orina, y a otras alteraciones que surgen de un examen físico completo y/o exámenes complementarios. Todos estos pacientes, requiere de una atención por parte de especialistas para un estudio y tratamiento adecuado. Recomendamos consultar al pediatra a la brevedad.

 

-        Enuresis Secundaria no Complicada.

 

Muchos niños, luego de transcurridos seis meses o más de un correcto control esfinteriano, comienzan con enuresis. Una vez descartado otras patologías asociadas, aconsejamos un psicodiagnóstico realizado por terapeutas infantiles con amplia experiencia en este tipo de pacientes.

El comienzo de la sintomatología coincide generalmente con situaciones limites en la vida de estos niños, nacimiento de un hermano, separación de los padres, muerte de un familiar cercano, mudanzas, cambios de colegio, etc.

 

-        Enuresis Secundaria Complicada.

 

A diferencia de la secundaria no complicada, se asocia con otros síntomas y signos importantes, recomendamos la consulta al especialista para profundizar los estudios y eventual tratamiento. Estos niños y niñas deben luchar diariamente con el vergonzoso tormento que significa despertar por la mañana todo mojado y con el desconcierto de no poder modificarlo voluntariamente. Ellos saben que no importa lo que hagan, que si se tienen que mojar invariablemente se mojarán.

 

Anualmente alrededor del 15% de los enuréticos resuelven espontáneamente el problema, menos del 1% de los adolescentes de 15 años continúan mojando la cama. Seguramente que su hijo/a cure sola la enuresis, lo que no sabemos y no podemos predecir es cuando dejará de mojarse.