TIPOS DE ENCOPRESIS

 

Por afinidad con la enuresis, la distinción entre encopresis 1ª y encopresis 2ª es una de las más aceptadas.

 

Encopresis 1ª

 

La distinción entre encopresis primaria y secundaria es una de las más aceptadas. En el primer caso, el niño no ha manifestado un control intestinal adecuado desde que nació, mientras que en el segundo la encopresis aparece precedida de un período de continencia de por lo menos un año.

 

La encopresis continua es consecuencia de la falta de entrenamiento o de un entrenamiento excesivamente laxo, en tanto que la encopresis discontinua estaba relacionada con un entrenamiento demasiado rígido o coercitivo, iniciado a una edad muy temprana.

 

 

 

Encopresis 2ª

 

Su aparición va precedida de un período de continencia de por lo menos 1 año.

Aunque por el momento, no se ha demostrado que precisen un tratamiento  diferente, ni tampoco que sirvan para predecir el curso del trastorno o el éxito del tratamiento, es útil en la práctica clínica saber si el niño la padece desde el nacimiento, ya que entonces habrá que enseñarle las habilidades necesarias para lograr la continencia.

 

Por el contrario, si el niño se muestra incontinente después de un período de continencia, habrá que averiguar por qué no pone en práctica las habilidades adquiridas.

 

La distinción entre encopresis retentiva y no retentiva se establece en función de la presencia o ausencia (respectivamente) de estreñimiento, y es fundamental para explicar el origen del trastorno y la selección del tratamiento apropiado.

 

Encopresis retentiva  O “rechazo al orinal”  

 

            Se caracteriza por la existencia de estreñimiento crónico, de deposiciones poco frecuentes, retención fecal y múltiples episodios de ensuciamiento con heces pobremente estructuradas (por eso es absolutamente involuntaria).

 

El ensuciamiento se encuentra determinado por las alteraciones fisiológicas que provoca el estreñimiento en el funcionamiento ano-rectal, que son las siguientes:

 

-       El recto se dilata

-       El recto pierde tono muscular

-       Se deteriora la sensación de distensión rectal por la presencia continuada de heces

-       Disminución de la contractibilidad para conseguir una evacuación eficaz

 

El 80% de los niños encopréticos tienen encopresis retentiva

 

Encopresis no retentiva

 

Es aquella en la que no hay evidencia de estreñimiento. Está menos definida clínicamente, encontrándose asociada a un entrenamiento inadecuado, a una reacción fisiológica ante el estrés ambiental, y también dentro de conductas de oposición ante normas establecidas.

 

Este grupo de encopresis no retentiva es más frecuente en varones y además suele ser una encopresis primaria.