SOMNILOQUIO (HABLAR DORMIDO)

 

Es un trastorno muy frecuente en la población infantil y su característica principal es la aparición de expresiones orales más o menos complejas durante el sueño. Se asocia en ocasiones a episodios de sonambulismo y cuando se produce de forma aislada normalmente se relaciona con las fases de sueño no REM por lo que no implica a los sueños. El habla emitida puede ir desde sonidos ininteligibles hasta un pequeño discurso. Este habla tiene una duración de pocos segundos y ocurre esporádicamente, resultando inútil pretender entablar una conversación con el niño.  

 

Normalmente aparece durante la fase 1, es decir, la frontera entre el sueño y la vigilia, pero también puede manifestarse durante el sueño REM.  Se caracteriza en que el durmiente habla mientras duerme sin estímulos exteriores, y si se despierta se acordará de un sueño en el que oía voces.  En la mayoría de los casos se habla durante el sueño No REM, y por eso, si el hablante es despertado, no podrá recordar ni lo que decía ni lo que soñaba.  El hablante nocturno, por lo general, no cuenta nada, sólo dice frases inconexas diciéndolas muy rápido, sin tono ni expresión.

 

Se trata de pseudopensamientos del sueño No REM que la conciencia pasa por alto y revela como algo sin sentido.

 

             No acostumbra a plantear problemas a no ser que el niño hable tan alto que despierte al resto de la familia. En los adultos supone un riesgo mayor; según de quien se hable y según con quien se duerma puede resultar peligroso.

 

              La somniloquia en niños está asociada a menudo a episodios de sonambulismo y cuando se produce de forma aislada, normalmente se relaciona con las fases de sueño no REM y, por tanto, no implica a los sueños. Por regla general el habla es ininteligible, siendo inútil intentar entablar una conversación con el niño. Por supuesto que la somniloquia infantil no es un signo de trastornos psiquiátricos.

 

              Cuando la somniloquia se presenta aislada no es necesario tratarla, además un niño no se despierta porque hable mientras duerma.