INSOMNIO DEPRESIVO

 

A veces un sueño de mala calidad produce, aparte de fatiga, melancolía y sentimientos depresivos; pero en ocasiones también puede ocurrir lo contrario, que un alteración del sueño sea debida a un ánimo decaído.  Aunque, tanto la depresión como un sueño poco reparador, siempre suelen estar relacionados.  La fatiga constante baja los niveles de energía vital y algunas veces conduce a una verdadera depresión, por ejemplo, una persona que ha sido tratada de apnea consigue respirar mejor pero su estado de ánimo no ha mejorado.

 

Otra alteración del sueño muy común es el insomnio, que consiste en problemas para quedarse dormido y mantener el sueño sin interrupciones toda la noche.  Esta alteración es un síntoma principal de la depresión por motivos aún no muy claros.

 

En algunos casos, es conveniente tratar a la vez la depresión y la alteración del sueño, ya que ambos contribuyen a deteriorar la salud.  Incluso para el mismo paciente es más adecuado el tratamiento conjunto de ambas alteraciones.