AGNOSIA DEL SUEÑO

 

Es una falta de sueño relativamente leve, pero la persona que lo padece solamente es consciente del tiempo en que está despierta, ni siquiera se da cuenta de que ha dormido a ratos.  Muchas personas creen no haber dormido en toda la noche cuando no es verdad, puesto que los estudios de este sueño en el laboratorio se sitúan dentro de la normalidad.  La tendencia a exagerar el sueño es muy común, por eso se han determinado unas características que indican cuándo debe considerarse insomnio:

 

o   Si la persona tarda más de una hora en conciliar el sueño.

o   Se despierta al menos cinco veces a lo largo de la noche y no vuelve a dormirse al cabo de media hora como mínimo.

o   Sin ser un durmiente de un sueño breve, duerme menos de seis horas y media.

 

Tachar a estas personas de hipocondríacas es precipitado ya que el problema podría ser otro y no la duración del sueño.  Podría tener por ejemplo un sueño excesivamente superficial, por lo tanto poco reparador.   Hay casos en los que el durmiente sueña durante el sueño Delta, el No REM, entonces el durmiente pasa una fase desacostumbradamente larga de sueño superficial, la cual no es lo suficientemente satisfactoria.