DISLALIAS

 

Las dislalias parten de una dificultad para alcanzar una correcta articulación. Muy frecuentemente no está asociada a patología alguna.

 

La dislalia es un defecto en la articulación de origen extranéurico que consiste en la alteración, sustitución u omisión de los fonemas en general. Puede ser debida a causas orgánicas, funcionales o psicosomáticas.

 

Es recomendable el inicio de la estimulación (no rehabilitación) lo más temprano posible porque desde el punto de vista fisiológico el niño es más hábil para e! aprendizaje del habla en la etapa de O a 6 años, y de éstos los tres primeros (de O a 3). Según Valet, la fecha límite para una articulación correcta se sitúa entre los seis y los siete años.

 

Según las causas que la originan pueden ser dislalias orgánicas o dislalias funcionales y dislalias evolutivas.

 

-                     Dislalias orgánicas. Aquellas alteraciones del lenguaje originadas por una alteración o malformación de los órganos fonoarticulatorios que impiden una correcta articulación/ como: fisura palatina/ labio leporino, frenillo lingual, etc.

-                     Dislalias funcionales. Trastornos de la articulación en niños o adultos que no presentan malformación anatómica/ pérdida de audición o lesión neurológica.

 

El sujeto no puede interiorizar la posición y los movimientos de los órganos fonoarticulatorios, confundiendo los sonidos hasta el punto de automatizarlos e incorporarlos a su habla habitual.

 

Las confusiones más habituales son en aquellos sonidos que exigen una mayor competencia articulatoria, como son: /r/ /s/ /ch/ /d/ ¡\1, sin olvidarse de los sinfones. (La sílaba doble o "sinfón" consiste en pronunciar en un sólo golpe de voz dos consonantes al mismo tiempo).

 

-                     Dislalias evolutivas. Trastornos de la articulación derivados del proceso de adquisición y desarrollo del lenguaje de cada niño. Éste omite o sustituye los sonidos que no sabe articular.

-                     Dislalia audiógena La alteración en la articulación de fonemas se produce por una deficiencia auditiva que conlleva una dificultad de captar correctamente los sonidos.

 

Se produce en aquellos niños con déficit de audición no significativo.